sábado, 27 de junio de 2009

el barrio de Purificación de Teotihuacan de fiesta: tienen a la Virgen de la Candelaria


Iglesia del barrio de Purificación de Teotihuacan ya tiene a la Virgen de la Candelaria

Ceremonia de festejo en el barrio de Purificación de Teotihuacan

Presta el INAH La Virgen de la Candelaria a Diócesis de Teotihuacan

Teotihuacan en Línea. Comunicado del INAH. Luego de verificar que existen condiciones adecuadas de seguridad y conservación para su estancia en el Templo de La Purificación, el INAH cederá en comodato a la Diócesis de Teotihuacan a "La Virgen de la Candelaria", óleo del siglo XVIII, para su adoración en el lugar.
La medida responde a un exhorto de la Comisión Permanente de la Cámara de Diputados que fue dirigido a la Secretaría de Educación Pública y resuelto este 24 de junio, precisó el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).
En un comunicado, la dependencia que preside Alfonso de Maria y Campos explicó que la pieza pertenece al acervo del Museo Nacional del Virreinato (MNV), encargado de "tutelar más de 33 mil obras artísticas creadas en el periodo virreinal".
Destacó que el párroco de La Purificación, Gerardo Valadez García, en su calidad de representante legal de la Diócesis de Teotihuacan, fue el encargado de firmar el acta de recepción en comodato de la pintura elaborada en 1770 por el artista José Mariano Farfán de los Godos.
Cecilia Genel, directora del MNV, comentó al respecto que este lienzo representa en su imagen dos tradiciones católicas. Una asociada a los cirios y candelas, los cuales aluden a la protección contra las enfermedades, y otra relacionada con la pureza de María, por su atavío.
"La Virgen de la Candelaria" es un óleo sobre tela de 1.89 por 2.10 metros y presenta un marco original tallado en madera, además de contar con dos capas pictóricas sobre la tela, lo que sugiere que el artista había realizado un trabajo preeliminar.
Farfán de los Godos, artista del siglo XVIII, plasmó a la virgen cargando al Niño Jesús vestido con un paño claro, en tanto que ella está ataviada con un manto azul con blanco, rodeada por azucenas, portando una vela y una corona dorada.
Además, se pueden apreciar dos ángeles turiferarios. En la parte inferior presenta una leyenda en latín, que en español significa "Eligió Dios a su predilecta y la hizo habitar en su tabernáculo", comentó el INAH.
De acuerdo con el dictamen de restauración, el óleo está en buen estado de conservación, no obstante para su mejor preservación requerirá de ser intervenida por especialistas para aminorar el desgaste que tenga al volverse objeto de culto.
El Centro INAH-Estado de México inspeccionó las obras de repellado, con las que se evitará la caída de polvo sobre la pintura.
Mientras que el Museo Nacional del Virreinato, por acuerdo con la comunidad, asesorará el mantenimiento e iluminación al interior del templo, a fin de lograr un adecuado montaje que permita apreciar la pintura de Farfán de los Godos, junto con otras obras de culto que la iglesia muestra a sus fieles.