miércoles, 28 de septiembre de 2016

Músicos de Texcoco ofrendan a Tláloc sus melodías en la montaña

Músicos de Texcoco ofrendan a Tláloc sus melodías en la montaña


Teotihuacán en Línea. Texcoco. Músicos Texcocanos, llevaron su música hasta el monte Tláloc, para ofrecer y agradecer por el talento que les fue heredado de sus antepasados.
Pese a las dificultades que representa tocar instrumentos de aliento a esa altura, así como a las inclemencias del tiempo, los músicos de Santa María Tecuanulco, San Jerónimo Amanalco, Santa Catarina del Monte y Méxican Bras; dirigidos por el maestro Joel Aguilar Espinoza, ofrendaron a Tláloc su música.

En presencia del presidente municipal Higinio Martínez Miranda, poetas indígenas y arqueólogos, en el templo considerado el más alto y antiguo del mundo, por primera vez los músicos interpretaron temas como “Comé, Thou Found of Evey, arreglo de Dale Grotenhuis”; “Psalm XIX, de Benedetto Marcelo”; “O master, Let Me Walk With Thee, de H. Percy Smith”, y “Fanfarrea”, en donde los intérpretes fueron envueltos por la niebla que acentuaba el frío y congelaba  la boquilla de los instrumentos, los labios y dedos de los intérpretes.
El presidente municipal de Texcoco Higinio Martínez Miranda, estuvo  acompañado por integrantes del cabildo y directores de área, así como Natalio Hernández y Marcial Cerqueda, Presidente y Secretario Ejecutivo respectivamente del Comité Organizador del primer encuentro mundial de poesía de pueblos indígenas, "voces de colores para el alma", del que Texcoco será sede.

Azucena Cisneros Coss, Directora de Cultura de Texcoco, explicó la importancia de esta ofrenda musical y poética, en la cima de la montaña.
"Sólo entonaremos cuatro temas, por el problema que representa la falta de oxígeno, pero además el frío, congela las boquillas de los instrumentos, así como la boca y los dedos de las manos de los músicos, y eso representa problema para sacar las notas”, dijo.
Higinio Martínez Miranda, reconoció la importancia que la música tiene para los pueblos de la montaña