lunes, 3 de octubre de 2016

Matanza de Tlatelolco 68 los nombres de los muertos

Matanza de Tlatelolco 68 los nombres de los muertos


Teotihuacán en Línea. Este año se recuerdan los 48 años de la tragedia de la tarde del 2 de octubre de 1968, en la plaza de Las Tres Culturas.
Aún hoy, siguen pendientes  respuestas a las preguntas como ¿Quiénes fueron los muertos? ¿Cuáles eran sus nombres? ¿Qué órdenes dio el gobierno conducido por Díaz Ordaz a sus militares, policías y servicios de inteligencia el 2 de octubre? ¿Qué altos funcionarios de la administración de Díaz Ordaz dieron esas órdenes? ¿Porqué empezó la balacera?
Lo que era cierto es que en 1968, México era una nación de secretos, donde los rumores desvirtuaron a los hechos, la propaganda se enmascaraba como noticia y los funcionarios gubernamentales no le rendían cuentas a nadie.

Ante la negativa del gobierno a explicar su papel durante los decenios que siguieron a 1968, otros lo intentaron; periodistas, escritores, ex dirigentes del movimiento estudiantil, historiadores, analistas políticos. Una "comisión de la verdad" independiente, creada en 1993, pero fracasaron al no llegar a una conclusión definitiva debido a una falta de recursos, tiempo y autoridad; la Comisión Especial del 68 que lo intentó de nuevo en 1998, se vio condicionada por falta de evidencias.

En 1971, Elena Poniatowska (activista y periodista mexicana) escribió un recuento personal sin precedente, basado en testimonios. Líderes estudiantiles de la época, como Luis González de Alba, aportaron importantes testimonios presenciales de la matanza. Sergio Aguayo estableció nuevos hechos en su invaluable libro, 1968: Los Archivos de la Violencia. Su acceso sin precedente a los documentos de la Secretaría de Gobernación (Dirección General de Investigaciones Políticas y Sociales) ayudó a que su análisis fuera el más definitivo de los que se han hecho hasta ahora.

John Rodda, un reportero de deportes para el periódico británico The Guardian, estaba en México cuando ocurrió la masacre. Con base en lo que presenció y las entrevistas que realizó, Rodda originalmente reportó que 325 personas habían muerto en la Plaza de las Tres Culturas.
Muchos de los que estuvieron presentes esa noche en la plaza llegaron a la misma conclusión. Estudiantes, transeúntes y residentes del complejo habitacional de Tlatelolco relataron haber visto cientos de cadáveres; tirados en lagunas de sangre, apilados contra las paredes de la iglesia, o aventados dentro de camiones de carga que llegaron después de que terminó la balacera a levantar el tiradero.

En 1993, Félix Fuentes quien, como reportero de La Prensa en 1968, había escrito un recuento de primera mano de la masacre sólo pudo especular. "El cálculo de víctimas fatales ha oscilado entre doscientas y mil quinientas"
Algunos muertos en Tlatelolco 68
1. Miguel Baranda Salas
2. Carlos Beltrán Maciel
3. Cornelio Benigno Caballero Garduño
4. José Ignacio Caballero González
5. Bertha Corona Tafoya
6. Constantino Corrales Rojas
7. Alejandro Felipe Carbajal Galán
8. Carlos Cristóbal Fortanel Hernández
9. Cuitlahuac Gallegos Bañuelos
10. Luis Gómez Ortega
11. Fernando Hernández Chantre
12. Ramón Horta Ruiz
13. Cecilio de León Torres
14. Manuel Telésforo López Carballo
15. [Pedro] Gustavo López Hernández
16. Rosalino Marín Villanueva
17. Petra Martínez García
18. Agustina Matus de Campos
19. [Ana] Rosa María Maximiana Mendoza Robles
20. Reynaldo Monzalvo Soto
21. Manuel Nájera Oviedo
22. Leonardo Pérez González
23. Melitón Pérez Vitel
24. Jaime Pintado Medina o Gil
25. Pablo Pinzón Martínez
26. Jorge Ramírez Gómez
27. Guillermo Rivera Torres
28. Octavio Rodríguez Cid
29. Armando Reyes Haro
30. Gilberto Reynoso Ortiz
31. Juan Rojas Luna
32. Antonio Solórzano Gaona
33. Ana María Regina Teuscher Kruger
34. Gloria Valencia Lara de González

4 comentarios:

Anónimo dijo...

la lucha fue en vano....todo sigue igual con este gobierno represor

Anónimo dijo...

Y nos siguen gobernando los mismos; que vergüenza.

Anónimo dijo...

Una de las grandes tragedias que nunca se olvida

Anónimo dijo...

en esos tiempos ser delincuente no era perseguido, ahora tampoco, ser estudiante no tiene ningun valor, un delincuente puede dejar sin padre, sin esposo, sin hijo, sin hermano y no pasa nada, que lastima que a mexico lo tengan asi.