…información del Estado de México..información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...

lunes, 30 de abril de 2018

Huracán Ramírez y los luchadores que lo interpretaron

Huracán Ramírez y los luchadores que lo interpretaron


Teotihuacán en Línea. En 1952, en las abarrotadas salas de cine de todo México se estrenó la película Huracán Ramírez, interpretado (sin máscara) por el actor David Silva; el gladiador que realizó las escenas luchísticas fue el “Tarzán español”, Eduardo Bonada. El filme fue planeado por Joselito Rodríguez, mismo que fungió de director.
Corrían los mejores años del pancracio nacional y este cine de luchadores y gánsteres a la mexicana tuvo gran aceptación entre el público.
Pronto, fueron los aficionados los que exigieron en las arenas al entonces ícono mediático y uno de los pioneros de éste tipo de género. Fue el mismo Eduardo Bonada el encargado de representar profesionalmente en el ring al Huracán, pero tiempo después, tras vencer en un combate Máscara vs. Máscara a Black Killer, ante un público que no podía creerlo, él mismo se desenmascaró. Bonada no quiso quedarse con la identidad del luchador, además quería luchar sin máscara.
En 1952 Joselito Rodríguez comentó que iba a hacer una película de luchadores, y que la historia giraría en torno a un gladiador de nombre “Huracán López”, pero como ya existía Tarzán López, fue “Huracán Ramírez”.
Las escenas luchísticas las hicieron Javier Muñóz, Enrique Llanes y Rolando Vera, como un luchador volador. Pero como Muñóz sin la máscara era ya un luchador conocido, un día en el Auditorio Municipal de Ciudad Juárez se despojó de ella, y ahí quedó Huracán Ramírez.
Ante tal acontecimiento vendría a ocupar Marco Antonio García Ramírez (quien posteriormente sería Carta Brava) la vestimenta de Huracán; éste triunfó a través de todo el norte de la República mexicana y Centroamérica, y con su técnica científica de lucha logró consolidarse como un digno sucesor de la leyenda azul y rojo (ya que de la primera máscara las grecas eran color granate). Por aquellos años, Fernando Oses también se puso el traje; también Enrique Melgar y Rogelio de la Paz fueron Huracán Ramírez en el encordado de aquellas épocas.
Pero recordemos que Huracán Ramírez es, desde su gestación, una marca forjada por Joselito Rodríguez. La historia no nos lega la verdad de los acontecimientos sucedidos, es más bien un ramo de probables versiones: no existe certeza de si fue la Comisión de Box y Lucha la que exigió la existencia de un solo luchador con tal nombre y traje, no sabemos si la familia Rodríguez se molestó porque no generaban regalías los luchadores que hacían de Huracan, ignoramos si fue por un noble intento de proteger la integridad del personaje, si querían que heredara un marcado estilo que dejo bacante Bonada, si aceptar la anecdótica verdad que brindó Rhual Rodríguez (nieto) de que fue producto de la casualidad, ya que Juan Rodríguez le dijo a Joselito, su padre, que Marco Antonio García Ramírez (que venía luchando como Huracán Ramírez desde hacía dos años) quería al personaje formalmente, y que por esos días otro García, Daniel García Arteaga, le llamó a Joselito para igual poder adoptar la identidad del gladiador, y éste, creyendo por lo García que era Marco Antonio, le concedió la incógnita, o si finalmente admitir la versión aceptada por la mayoría en la que Joselito junto a su hijo Juan convocaron a un casting de luchadores para ver quien sería el heredero oficial, tanto en la pantalla como en los encordados, del mítico gladiador.

Daniel García Arteaga fue el sucesor, y no sólo llevaría de vuelta al Huracán al cine, sino que comenzaría a escribir una nueva historia, la de “el príncipe de seda”. Ese mismo año, para hacerlo oficial, el 27 de agosto de 1956 la Comisión de Box y Lucha le otorgó el apelativo y la licencia del personaje

No hay comentarios: