jueves, 12 de julio de 2018

Iniciarán operaciones del tren Nuevo Aeropuerto-Teotihuacán

Iniciarán operaciones del tren Nuevo Aeropuerto-Teotihuacán


Teotihuacán en Línea. Redacción. Teotihuacán. La iniciativa nació de Ferrovalle en 2015: ofrecerle al Grupo Aeroportuario de Ciudad de México (GACM) una vía férrea para mover materiales de la obra del nuevo aeropuerto. “Una vez que aceptaron la idea, tardamos mucho hasta terminar la obra, sobre todo por el trazado de la vía, la compra de terrenos ejidales y la coordinación con otras empresas, como Pinfra, que están construyendo carreteras en la zona”, explica Erich Wetzel, director de Ferrovalle.
Esta empresa es una sociedad entre Ferrosur, Ferromex, Kansas City Southern de México y la SCT. Si bien cada parte tiene veinticinco por ciento de las acciones, Grupo México dueño de las dos primeras es el socio mayoritario.
Entre el GACM y Ferrovalle formaron otra empresa: Servicios Ferroviarios del Aeropuerto (SFA), con cuarenta por ciento en manos del Grupo Aeroportuario y el resto en la empresa privada. Este tramo es la primera obra nueva del sector ferroviario desde que se privatizaron los trenes en 1998.
“Se trata de una inversión de mil 347 millones de pesos para catorce kilómetros de vías que permitirá el movimiento de materiales, por ahora, para la construcción de las pistas”, abunda Wetzel.
El primer contrato se firmó la semana pasada con la Sedena para transporte de basalto y tezontle. La obra se completó en menos de un año y las mayores complicaciones fueron modificar el primer trazado propuesto porque pasaba por una zona que la Conagua tiene reservada como vaso regulador para casos de inundaciones. Luego fue la negociación con 180 ejidatarios para comprar terrenos mientras en paralelo se acordaba con Pinfra elevar la carretera Lechería–Texcoco para que las vías pasen a nivel.
Así, comenzará a correr el tren que conecta al futuro aeropuerto con el ex Convento de Acolman y desde allí empalma con la vía de Ferrovalle a Veracruz. SFA operará diez trenes diarios, de sesenta carros, que evitará el movimiento de muchos tráileres que hoy ingresan a la obra por carretera. De hecho, cada tren equivale a 180 tráileres.

“Tenemos muy buenas expectativas de negocio porque no es solo los insumos para las pistas, sino todos los demás materiales para la construcción de la terminal que podemos traer vía tren desde la frontera norte como de los puertos de Veracruz, Manzanillo o Lázaro Cárdenas”, explica el ejecutivo sin olvidar que en el futuro habrá más desarrollo desde la propia terminal de carga del aeropuerto, como de los depósitos y las industrias que se instalen en esta zona. Y también por el turismo. Esta vía conecta en veinticinco minutos el NAICM con las Pirámides de Teotihuacán en un viaje directo y panorámico. “Creo que esto puede ser concesionado a un tercero para que lo opere como tren turístico, nosotros no tenemos esa experiencia”, añade. Aunque tal vez el negocio también quede en su casa, ya que GM opera otro tren turístico; el Chepe, en Chihuahua

1 comentario:

Anónimo dijo...

En mis épocas lo mejor era viajar en tren