…información del Estado de México..información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...

miércoles, 15 de agosto de 2018

Los Tornados, las “víboras de agua” que llegan de improviso

Los Tornados, las “víboras de agua” que llegan de improviso


Teotihuacán en Línea. Los tornados, son los fenómenos atmosféricos más catastróficos que se producen en nuestro planeta.
El Tornado (del latín tonare, ‘girar’) es un fenómeno meteorológico que consiste en un torbellino de viento producido a raíz de una rotación de aire de gran intensidad y de poca extensión horizontal, que se prolonga desde la base de una nube madre, conocida como Cumulunimbus.
Son ciclones de pequeñas dimensiones, pero muy destructivos, que ocurren en distintas regiones del mundo. Los más frecuentes y devastadores se registran en las llanuras centrales de los Estados Unidos. En algunos países del Caribe se les llama mangas de viento y rabos de nube.
Un tornado puede tener una anchura desde unos metros hasta casi un kilómetro en la zona de contacto con el suelo, con un promedio de algunos pocos cientos de metros; se desplazan rápidamente y sus vientos pueden alcanzar velocidades de cuatrocientos kilómetros por hora o más, cambian de dirección en forma errática y causan gran destrucción. Cuando se forman en el mar, son denominados trombas marinas.
Comúnmente un tornado va acompañado por lluvia, granizo, relámpagos, rayos  y de la oscuridad propia de las nubes.
Una característica común, es la baja presión atmosférica (fuerza por unidad de área, ejercida sobre una superficie determinada) en el centro de la tormenta y enorme velocidad del viento.
El efecto de destrucción de un tornado es mayor en el área afectada que el de un huracán, debido a que la energía por liberar se concentra un área más pequeña. Por tanto el efecto de la velocidad del viento y la baja presión hace que el daño sea mayor.
La mayoría de los tornados giran en dirección contraria a las agujas del reloj en el hemisferio norte y en dirección a las agujas del reloj en el sur, pero en ocasiones pueden invertir este comportamiento. Los tornados de alta mar, llamados trombas marinas, son más débiles y se producen con
Los ingredientes de un cumulonimbo generador de tornados son: una ráfaga meridional de aire cálido muy húmedo, con una ráfaga de aire seco y fresco procedente del oeste en su parte superior y una línea de turbonada cuya convergencia desencadene nubes convectivas.
La mayor parte de los tornados originados en superceldas siguen un ciclo de vida reconocible. Una supercelda o supercélula (en inglés supercell) es una inmensa tormenta en rotación. Puede durar varias horas como una entidad única; tienden a formarse en condiciones de alta inestabilidad, y vientos fuertes a grandes alturas.
En pocas palabras, se forma cuando una masa de aire caliente, al chocar con un frente frío, forma una poderosa tormenta y crea las condiciones propicias para un tornado. Si existe una capa de aire cálido y seco que actúe como aislante, y si las diferencias de temperatura son lo suficientemente grandes, el descenso del aire frío se puede dar en forma de remolino

1 comentario:

Anónimo dijo...

Exactamente así se les dice a esos remolinos,ya tenia años que no apreciaba uno igual