…información del Estado de México..información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...

lunes, 3 de septiembre de 2018

Ejercicio del Poder Democracia mexicana: circulo

Ejercicio del Poder Democracia mexicana: circulo


Teotihuacán en Línea. Por: Gerardo Viloria. El pasado sábado 1º de septiembre dio inicio la XLIV Legislatura del Congreso de la Unión.
En ella se pudo notar el poderío legislativo de Morena, a un PAN expectante, un PRI agazapado y a un PRD sin reflectores.
“Es un honor estar con Obrador” fue el grito generalizado de los más de 247 legisladores de Morena.
Entre el ayer gobierno, hoy opositores, hay temor a una presidencia imperial.
Presidencia imperial fue un concepto acuñado por ARTHUR SCHLESINGER Jr, historiador y asistente especial del presidente JOHN F. KENNEDY, en un libro del mismo nombre, que le hizo ganar el Premio Pulitzer.
ENRIQUE KRAUZE lo utilizó tiempo después para describir la naturaleza del presidencialismo mexicano, es decir, la concentración del poder- bajo el reinado del PRI.
Hoy, cuando nadie puede refutar u objetar el gran triunfo de AMLO que obtuvo en las urnas.
Cuando LÓPEZ OBRADOR tiene un mandato mayoritario acompañado de una sólida superioridad parlamentaria.
Cuando no tiene contrapesos por parte del poder legislativo, ni del judicial, ni de las organizaciones sociales, ni del empresariado.
Cuando el actor no es el ciudadano, sino una abstracción llamada pueblo y una realidad precisa que es el líder.
Cuando ha cometido errores, pero no le han costado resta de la aceptación.
Cuando todas sus medidas anunciadas, tienen como resultado centralizar -aún más- el dominio de modo unipersonal, en la gestión, administración y dirección del poder público.
Cuando su condición política y más aún, el espacio natural le otorga mando y le da fortaleza.
Analistas coinciden en que el presidente electo, controlando todos y cada uno de los hilos de poder, busca cambiar radicalmente -para bien o para mal- el sistema político mexicano.
Su plan es transformar al Estado, a las instituciones y a los contrapesos, augura la demolición de la Federación como la conocemos.
Y aunque después de todo, la culpa no sea de ANDRÉS MANUEL, lo anterior, trae al recuerdo el largo camino que –irónicamente- ha recorrido la democracia mexicana por casi cincuenta años, para volver a su punto de inicio; es decir, ha estado trasladándose en círculo.
El peligro, como lo señala nuestro prestigiado colega FEDERICO BERRUETO, es que el país degrade en el autoritarismo.

Lo anterior, “no sería por el perfil intolerante y autocrático del futuro presidente, más bien ocurriría por la inclinación de buena parte de la población, de abrazar el pensamiento y las respuestas mágicas”

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Retroceso e intolerancia se vio en la cámara con estos neopriistas

Anónimo dijo...

Criticaban al PRI y están iguales al PRI-MORena de México

Anónimo dijo...

todo un circo se convirtió la cámara de diputados