…información del Estado de México..información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...

martes, 8 de enero de 2019

Óptica Ciudadana QUERIDOS REYES MAGOS

Óptica Ciudadana QUERIDOS REYES  MAGOS (*)


Por José Luis Hernández  Jiménez

“Alguien de Ustedes, estimados lectores, ¿escribió alguna vez su carta a los Reyes Magos, antes del 6 de enero? Va una cata, pero escrita no antes sino en la fecha mágica, el mero 6 de enero. De antemano ofrezco disculpas a los que piensen que, “las malas palabras” son…malas palabras.
“Queridos Reyes Magos 
“Les extrañará que les escriba el 6 de enero, pero quiero aclarar ciertas cosas que me han sucedido desde el día primero de este mes en que, lleno de ilusiones, les hice mi carta, en la que les pedía un Xbox, una bicicleta, una consola de videojuegos y una laptop. 
“Me destrocé el cerebro estudiando todo el año, tanto que no solo fui el primero de mi clase, sino que obtuve la mejor nota de la escuela donde estudio. No les voy a engañar. No hubo nadie en el barrio que se portara mejor que yo con mis padres, con mis hermanos, con mis amigos y con los vecinos. Hacia mandados, ayudaba a los ancianos a cruzar la calle, y no se presentaba nada que estuviera a mi alcance que yo no hiciera por la humanidad.
“¡Qué huevos tienen ustedes! ¡Dejando debajo de mi cama un pinche trompo que ya ni se usa, una puta corneta, y un ojete casete que ya no hay ni dónde escucharlo! ¿Qué carajo se han llegado a pensar, trío de mal paridos? O sea que me han cogido de su pendejo durante todo el año para salirme con una cagada de esa categoría; y no conforme con eso, el maricón del hijo de la señora a quien mi papá le maneja el coche, a ese junior de mierda, sin educación, malcriado y desobediente, que no se puede entrar a su casa de la cantidad de juguetes que tiene regados por todas partes, a ese cabrón sí le trajeron todo lo que les pidió.
“Por eso tiene que venir algo que nos hunda y que nos desmadre, porque con unos Reyes Magos como ustedes, tan pinches y falsos, qué país se va a salvar. Eso si, no dejen de verme el año que viene porque voy a entrarle a pedradas a sus malditos camellos, para que se les espanten y tengan que chingarse a pie, como yo, ya que la bicicleta que les pedí era para ir a la escuela que queda en casa de la chingada.
“Y no quisiera despedirme sin mentarles la madre a los tres. Ojalá que los acusen de terroristas, los fusilen o les den silla eléctrica o los cuelguen, como al tal Husein, para que no sean tan ojetes. Sobre todo el pinche negro Gaspar, a quien dirigí mi carta.
“Bien decía mi madre: no te fíes de los pinches negros, que siempre la cagan. Pero el año que viene, van a saber lo que es un muchacho malo y cabrón y entonces voy a firmar mi carta, como El Cabrón.
“PD. El trompo, la corneta y el casete, pueden pasar a recogerlos, para que se los metan por el culo.
CCP. Santa Clos”.     
“PD.1.La carta anterior, nos fue entregada hace 25 años, a Heberto Castillo y a un servidor,
por un chavo banda de los de entonces, y que estaba muy enojado. Por mi parte la he publicado en El Universal, El Sol de México y en otros medios. Ahora, con algunas adecuaciones, considerando que no pierde actualidad, la recupero para regalo de año nuevo. Para los cuates (y cuatas). Salud!
“PD.2.Años después, El Cabrón fue a dar al Reclusorio Oriente, en donde lo visité. Lo recordé recientemente, debido a que acabo de volver al mismo Reclusorio. Solo que ahora acudí a visitar a dos amigos y compañeros, acusados por delitos que no cometieron y, por ello, recluidos injustamente, pasando las de Caín en dicho lugar. Ambos bien portados en sus vidas privadas y públicas. Ambos  enojados por lo injusto de  la justicia mexicana. Otro día platico lo que me ha tocado ver en ese sombrío lugar, a cargo de un gobierno “de izquierda”.          
(*) Es uno de los 189 relatos contenidos en mi libro, “Cuando correteábamos utopías”.

Notitas. Una.- Que en Venezuela (ver Revista Proceso No. 2201) la inflación llegará al 10 millones por ciento; su PIB caerá este año otro 10 por ciento; la salida de sus habitantes nacionales se ha convertido en un verdadero éxodo; la OEA, la ONU y muchos países en lo particular, condenan la incapacidad e ilegitimidad del Presidente venezolano. Y...cuando le preguntan a los funcionarios del gobierno mexicano encargados de estos asuntos, su opinión al respecto, exclaman: “No hay opinión. Somos neutrales. Nos apegamos al principio de respeto a la autodeterminación de los pueblos y no intervención”. A lo que Human Right Watch, una Organización No Gubernamental, dedicada a la defensa de los Derechos Humanos en todo el planeta, responde: “Con AMLO, la defensa de los derechos humanos no estarán en su politica exterior”, ¡Agg!. Dos.- Que la intención del nuevo gobierno federal, de combatir a fondo el robo de combustible (huachicoleo), es loable. Pero ¿por qué poner como meta “bajar el robo de 60 mil millones de pesos a 10 mil millones de pesos”? ¿Por qué no abatirlo? Y ¿por qué combatir sin estrategia? Es decir, ¿por qué cierran los ductos y sustituyen el transporte de gasolina con el uso solamente de pipas? Es de párvulos entender que eso provoca desabasto, como está sucediendo en siete entidades federativas. ¡Si serán! Tres.- Que dice nuestro H. Presidente de la República que “México pronto será una potencia”. No se le puede creer: ni por su promesa de que el Producto Interno Bruto (PIB) – es la suma de la riqueza producida durante un año - crecerá durante su mandato “un 4 por ciento anual en promedio”, ni por los números que presenta en los Criterios Generales de Politica Económica, que son los que respaldan el Presupuesto Federal de Egresos aprobado para este año. Ahí dice que en 2019 el PIB será de 2%; para el 2020 será del 2.6%; para 2021 será del 2.6%; para el 2022 será del 2.7%; para el 2023 será del 2.7% y para el 2024 será del 2.8%. Ello da un promedio del 2.5%. Y él prometió un 4%. Pero para que México se convierta en una potencia necesita crecer al 7% anualmente durante 30 años. Cuatro.- Que se les recuerda la Invitacion al evento “Inducción al Danzón y al Tango” (con exhibición y clase incluidas), a realizarce este martes 8 de enero, a las 19 horas, en la sede de “Por el cambio con dignidad, AC” sita en Concepción Béistegui 107, colonia Del Valle, CDMX, cerca de Insurgentes sur y del Poliforum. Cinco.- Que este año sí, estimados y estimadas, lectores y lectoras, hagan del ejercicio un hábito, ¿va? Ningún medicamento, suplemento o dieta, es tan bueno para la salud integral, como el ejercicio cotidiano. ¡Salud!          

No hay comentarios: