…información del Estado de México..información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...

jueves, 7 de marzo de 2019

Columna De Aquí Somos consulta a la base del PRI: AKA El dedazo

Consulta a la base del PRI: AKA El dedazo


Teotihuacán en Línea. Alejandro Melgar. Bueno, aquí nos volvemos a encontrar y hoy quiero hablar de un tema un tanto interesante que ha surgido en la semana y que ha movido los sentimientos de la militancia priísta, haciéndolos sentir maripositas en el estomago como si estuviesen enamorados y dándoles una luz de esperanza a los que nunca les han dado la oportunidad. Antes que nada hablemos de “Consulta a la base” ¿Qué es exactamente?
Como todos sabemos en el partido revolucionario los candidatos siempre son amigos de alguien “pesado” los cuales les echan “flores allá arriba” para que los seleccionen como candidatos o a veces se ponen cierta madriza entre grupos del municipio (Grupos que por lo regular son repulsivos ante la sociedad pero tal parece que en la dirigencia estatal nunca se dan cuenta) y así sale el abanderado para la candidatura. Bueno pues consulta a la base será una dinámica donde supuestamente se le preguntará a la militancia: ¿Quién es el mejor rostro para abanderar nuestro limpio, puro, casto y honesto partido?, entonces allí entra la gente a decidir quién será el gallo.
Se supone que es una dinámica que se usará para asegurar la victoria de las siguientes elecciones, pero para ser todo un plan Maquiavelico, como que algo no cuadra.
Yo no veo a una Ale del Moral yendo a tocar puerta por puerta para preguntar quién es el mejor perfil (si de por sí todos se están madreando por la dirigencia nacional), así que adivinen quién hará esas encuestas… así es, los mismos grupos que la gente rechaza del partido en el municipio. Es lamentable que este tipo de personas que llevan años absorbiendo cual mosquitos del partido no dejen la puerta a nuevos rostros, nuevos perfiles que quizá les podrían asegurar el triunfo. Este efecto es algo así como las consultas ciudadanas de nuestro cabecita de algodón, donde lo que votes le va a valer tres ricas hectáreas de verdura y siempre se hará lo que mejor convenga, y claro, siempre va a ser culpa de la gente porque así votó. Es lamentable este tipo de situaciones porque así como pasa en nuestros pequeños municipios, pasa en todos lados. El partido nunca cambiará a menos que hagan una limpieza a fondo y den chance a nuevos perfiles, además que la gente ya está despierta, ya no es tan ingenua como antes (Excepto por la exagerada falta de raciocinio en las elecciones donde les valió quién fuera el bueno y tacharon simplemente Morena a todo). Pero pues así es esto de la política y al final todo acabará en un gran dedazo, como siempre. gane quien gane, nos chingamos nosotros.


Hasta aquí su amigo y servilleta

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo nunca he votado por el PRI, pero me queda claro que en cualquier partido no solo es un asunto de perfiles, sino también de intereses y juego de poder. Lo que se necesita es realmente un cambio de pensamiento y cultura política. Que la gente realmente esté comprometida con el bienestar de la comunidad en su conjunto (no de unos cuantos) y no solo esté pensando en un posicionamiento personal. La comunidad también debe dejar de ser apática y tomar responsabilidad, por que le da flojera y espera que alguien más resuleva el problema.

Anónimo dijo...

Siento que los directivos deben de tomar mas en cuanta a la militancia ya que en fin de cuentas todos los que militamos seremos los que elijamos al mejor candidato para que ya no sean los hijos de los dinosaurios o los mismos rateros que llevaron a la derrota al PRI

Anónimo dijo...

Ya no es cuestión de partidos si no a quien le demos la confianza de gobernarnos