…información del Estado de México..información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...

martes, 5 de marzo de 2019

Óptica Ciudadana GUARDIA NACIONAL (2ª PARTE)

Óptica  Ciudadana


GUARDIA NACIONAL (2ª PARTE)


Por José Luis Hernández Jiménez


Para Luzma Longoria de Alvarez Icaza (1925-2019)


Con la aprobación, por el Congreso General, de la llamada Guardia Nacional (GN), modificando la Constitución Política, ocurren dos paradojas: 1) Que la Oposición al H. Presidente de la República y a su P. Morena, celebró que el uso de las fuerzas armadas para combatir al crimen organizado, siga igual –por cinco años mas - que en los últimos años; situación a la que se oponía y 2) Que igual que sus dos antecesores, don AMLO seguirá usando al ejército, cosa que ya no se necesita, porque, según dijo él mismo, “ya no hay guerra contra el narco”.
Me explico:
Durante el tiempo que el gobierno federal utilizó a las fuerzas armadas para combatir al crimen organizado – dos sexenios completos –  organizaciones de la sociedad civil, criticaron tal uso, argumentando no solo que la Constitución lo prohibía (“… en tiempos de paz….”, etc.) sino que a soldados y marinos se les pasaba la mano contra indefensos ciudadanos, violando sus derechos humanos. Por ello, concluían, Ejército y Marina deben regresar a los cuarteles.
En dicho carro de quejas y criticas se montó don Peje, acusando a las fuerzas armadas de lo peor: “Ejército represor”, “debería  desaparecer”, “el ejército no es para reprimir al pueblo”,…Pero resultó que don AMLO ganó la Presidencia y… se enfrentó a la canija realidad. Y la realidad es que la violencia en todo el país ha rebasado a la autoridad civil. Las policías estatales y municipales, no tienen la capacidad, ni la preparación, ni el armamento, para enfrentar con éxito a los delincuentes organizados y desorganizados. Y, muchas veces, están al servicio de los capos de diversos cárteles.
Y resulta que el único dique para frenar o medio contener a la delincuencia, son las fuerzas armadas. Tienen equipo, capacitación, armamento adecuado.  Eso lo descubrió el Presidente Calderón y, aunque sin marco legal adecuado, lanzó a Ejército y Marina, a contener al crimen organizado. Algo logró, aunque con miles de homicidios dolosos. Luego ganó la Presidencia Enrique Peña Nieto quien de inmediato intentó regresar a soldados y marinos a sus cuarteles. Pero cuando lo hizo, de nuevo, la inseguridad pública desbordó a las autoridades civiles. Por los llamados de auxilio de los Gobernadores, volvió  a utilizar al Ejército y Marina para combatir a los cárteles, con saldo de miles de muertos más entre las mismas bandas, principalmente. 
Como las críticas contra el uso de las fuerzas armadas en tareas de seguridad pública, seguían, Peña Nieto envió una iniciativa de Ley de Seguridad Interior, buscando dar certeza jurídica al actuar de soldados y marinos. La Cámara de Diputados la aprobó. Más aún, aprobada  dicha Ley, Peña Nieto la envió a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), pidiendo conocer su opinión sobre la constitucionalidad de la nueva Ley. De nuevo la oposición, don Peje incluido, criticaron tal medida y continuaron exigiendo reprobar ese ordenamiento. Finalmente la SCJN, dijo que no era constitucional usar a soldados y marinos en tareas de seguridad pública.     
Pero AMLO llegó a la Presidencia y, quizá consciente de la realidad, optó por irse al otro extremo, que es el de usar al Ejército…¡ para todo! O sea, no solo para tareas de seguridad pública. Y en esta materia, decidió seguir el mismo camino de sus antecesores, creando un nuevo cuerpo “represor”, llamándole “Guardia Nacional”, pero usando todo su poder (que es demasiado), para elevar a rango constitucional dicho cuerpo policiaco/militar.
De ahí el acuerdo legislativo de la semana pasada, con una precisión en forma de artículo transitorio, el 4º. Ejército y Marina seguirán en las calles, durante los próximos cinco años. Y mientras, se organizará la Guardia Nacional Civil. Aunque don Peje ya aclaró que él puede, porque es el titular del Poder Ejecutivo, designar a un militar al frente. Entonces, no sé para qué tanto brinco de gusto de la oposición,  estando el suelo tan parejo, porque todo queda igual que antes de tal acuerdo unánime.
Tal vez por ello, el C. Presidente bautizó (de manera indirecta) a sus opositores que seguían festejando  el acuerdo legislativo, como “ternuritas”.  
Más aun, como quedaron las cosas, no se requería modificar la Constitución. Nuestros HH. Legisladores y nuestro H. Presidente, bien hubieran podido acordar solamente fortalecer a la Policía Federal y ya. Hasta hubiera salido baratísimo.     
Aparte hay un agregado político: El cambio de estrategia. Nuestro H. Presidente anunció  el fin de la guerra contra el narco. ¿Para qué quiere entonces, a las fuerzas armadas en las calles? Nuestros cuerpos castrenses fueron sacados de sus cuarteles, para combatir al crimen organizado, el que encabezan los narcos. Si ya no se les va a combatir, pues entonces, soldados y marinos deben regresar a sus cuarteles.
Y hay más que indicios de que el actual gobierno federal, no solo arrió banderas contra el crimen organizado, sino de que, “a la antigüita”, como le hacia el PRI en sus buenos tiempos, ya pactó con los narcos, “para lograr la paz”. Algo así como “te dejo trabajar, pero terminas con la violencia”. Eso se anuncia en mantas colocadas en diversos lugares del norte del país.
Además, es extraña la actitud de don AMLO hacia el Chapo Guzmán y familia. Si el Chapo no hubiera sido capturado, hoy andaría muy contento disfrutando de la “amnistía decretada” de hecho. Y es que luego de haber sido hallado culpable de 10 delitos en EU, por los que será condenado, el Presidente fue a la tierra del Chapo (Badiraguato, Sinaloa), a exigir que “no se haga leña del árbol caído”.  Luego accedió a otorgar visas humanitarias a familiares de dicho delincuente para que lo visiten en su celda en EU. Después, ofreció interceder ante el gobierno de EU para que el Chapo “sea repatriado a México”. Aparte de que eso no es posible, ello habla de la existencia de un pacto entre el gobierno federal y los narcos. Sí, como en las series televisivas. Faltaba más. No hay que olvidar que uno de los productores de dichas series narcas, es asesor de don Peje.
(¿Y si los capos, para congraciarse más con don Peje, son los que se hicieron cargo de cuatro de sus opositores, hoy fallecidos? Solo es una pregunta trukulenta, eh)
Por lo pronto, la aprobación constitucional de la GN, mereció 1 voto en contra de los Diputados. El siguiente paso es enviar lo aprobado a los Congresos Estatales. Con 17 de ellos que la aprueben, habrá Reforma constitucional. Entonces la clase política encumbrada, seguirá festejando su primer acuerdo casi unánime. Un acuerdo para que todo siga igual que en los últimos doce años. 
Ojalá y la nueva estrategia del actual gobierno federal contra la inseguridad, funcione, por el bien de todos y de todas. Ojalá.
Porque hasta el momento, las cifras de la delincuencia siguen dejando honda huella en el país: De diciembre pasado a enero del 2019, ocurrieron 6,307 homicidios dolosos, sin contar los 134 fallecidos por la explosión del ducto de gasolina en Hidalgo, en enero pasado, por negligencia del personal de Pemex y la inacción, “por órdenes superiores”, de soldados y policías; Se ha disparado como nunca la cantidad de secuestros; El robo a mano armada también sigue subiendo;  La cantidad de feminicidios y delitos de género, se fue a las alturas. Enero de este año, se convirtió en el mes más violento de los últimos dieciocho años. …      
 Notitas: Una.-  Que no solo en términos  políticos, sino también en lo económico, el panorama para el país este año, es sombrío. Tres grandes calificadoras y el Banco de México, presagian desaceleración económica y menor crecimiento de la riqueza (PIB). Así que la promesa de nuestro H. Presidente de crecer en promedio un 4 por ciento al año, parece que podrá cumplirla.  Dos.- Que otra promesa de don AMLO, la número tres de cien, es decir, la de apoyar con creces a las 10 mil estancias infantiles, tampoco será cumplida. El decreto presidencial que suprime tal apoyo (cuyo presupuesto ya estaba aprobado), fue publicado en el Diario Oficial. Similar situación se dio con el apoyo a las casas de refugios a mujeres maltratadas. Ya que. Donde manda Presidente no gobiernan madres trabajadoras y ni mujeres golpeadas. ¿O cómo se dice? Tres.- Que lo de Venezuela es un polvorín. ¿Y el gobierno mexicano? Antes andaba muy activo y hoy ¿Qué le pasó? Cuatro.- Que se invita a la Conferencia “Manejo integral del agua en la CDMX”, a cargo del Dr. Oscar A. Monroy Hermosillo, ex Rector de la UAM-I. Es el próximo martes 12 de marzo, a las 19 horas, en la sede de “Por el cambio con dignidad, AC”, sita en Concepción Béistegui 107, colonia Del Valle, CdMX, (cerca del Poliforum).  Cinco.- Que los días 2 y 3 de marzo, tres buenas amistades se me adelantaron en el corto camino de la vida: Mario García (el “compañero Lobo”), ex pemetista de hueso colorado y activista social de siempre; Enrique Cisneros, mejor conocido como “El Llanero Solitito”, teatrero y actor de los buenos y despertador de conciencias, y compañero de mil batallas, quien anunciaba que sus presentaciones serían en Bellas Artes (“bueno, afuerita”); y Luz Ma. Longoria de Álvarez Icaza, esposa de don Pepe, fallecido hace 8 años. Abrazos fraternos a sus familiares y amigos que les acompañen.  Seis.- Que hay que hacer  ejercicio, solo para estar sanos. ¿Va?        
Correo E   hernandez-jimenez2012@hotmail.com 

México, CdMx, a 5 de Marzo del 2019

No hay comentarios: