---

--

Si usamos cubrebocas, mantenemos una sana distancia y nos lavamos las manos, podemos cortar en mucho la cadena de transmisión.

En la calle por ti, por tu familia, usa cubrebocas

sábado, 3 de octubre de 2020

Las pastillas “Perico” de los traileros y sus daños a la salud


Las pastillas “Perico” de los traileros y sus daños a la salud

Teotihuacán en Línea. Se le llama ‘perico’ a estas cápsulas porque son de color verde, como el tono de las aves. La sustancia activa que contienen es clorhidrato de clobenzorex, que se parece a una anfetamina, aunque menos potente.

En las farmacias se encuentra como asenlix, obeclox o redicres; sin embargo, los traileros consiguen el ‘perico’ en el mercado negro, en las llamadas “cachimbas”, que son lugares que se encuentran a un lado de las carreteras.

Son fuertes estimulantes de energía, y los traileros regularmente las consumen con un café o una coca cola, lo que les permite manejar hasta 24 horas sin parar.

José tiene 18 años de experiencia manejando un tráiler y dice que es imposible aguantar de Veracruz a Reynosa si no consumiera este fármaco.

“¿Qué si uso algo? Pues, claro, a poco piensas que manejar estos mastodontes es fácil. Hay que viajar sin parar. Yo lo que hago antes de entrar a Tamaulipas es comprar en una fonda de Pánuco (Veracruz) mi ‘periquito’, para aguantar hasta la frontera”, dice.

Cesvi, empresa que trabaja en la prevención de accidentes de tránsito, señala que en México los traileros prefieren los estimulantes anfetamínicos, debido a que les ayudan a soportar las cargas de trabajo, sobre todo nocturnas.

El consumo de “perico” puede tener consecuencias en la salud, como reacciones psicóticas o sicosis, ansiedad e insomnio. Además de seudo alucinaciones y alteraciones perceptivas, como mayor sensibilidad a la luz y visión borrosa.

Alberto Nuñuez, ‘El Tiburón’, acepta que consume “perico” y está consciente de las consecuencias. Esto provoca que en un momento dado su cuerpo funcione “en automático”, como dicen los traileros.

“Llega un momento en que los mentados “pericos” ya no nos hacen, entonces empezamos a hablar incoherencias, donde el cerebro ya no va activado. Vas en automático como nosotros le llamamos, ya no sabes ni qué onda”, explica

No hay comentarios: