-











--






Si usamos cubrebocas, mantenemos una sana distancia y nos lavamos las manos, podemos cortar en mucho la cadena de transmisión.

En la calle por ti, por tu familia, usa cubrebocas


sábado, 8 de mayo de 2021

Lorenzo Islas Cruz, de Valle de Chalco. Muerto en el colapso de la Línea 12 del Metro


Lorenzo Islas Cruz, de Valle de Chalco. Muerto en el colapso de la Línea 12 del Metro

Teotihuacán en Línea/Edomex en Línea. Estado de México. Lorenzo Islas Cruz, de 60 años de edad, de Valle de Chalco, fue una de las 25 víctimas mortales del colapso de la trabe en la Línea 12 del Metro de la Ciudad de México.

Tras darse a conocer la noticia de que el tren del Metro colapsó entre las estaciones Olivos y Tezonco, de la Linea 12, la familia de Lorenzo no paró de llamarle a su teléfono móvil pues sabían que él regresaba de su trabajo a esa hora en la Línea Dorada.

Lorenzo no contestó el teléfono e inmediatamente su hijo fue al lugar del incidente, buscó a su padre por todas partes hasta que finalmente lo encontró en la Fiscalía de Coordinación Territorial Iztapalapa Número 6. Estaba muerto.

¿Porqué?

En Valle de Chalco, en un pequeño y humilde domicilio de un sólo nivel, las personas han comenzado a llegar desde muy temprano con un nudo en la garganta y, el mismo objetivo, dar el último adiós a un padre, abuelo, tío, compadre, amigo y vecino.

Todos llegan con algo en las manos: arroz, frijol, aceite, café o azúcar. Le dan el pésame al hijo e hija de Lorenzo, quienes rompen en llanto con el abrazo de cada persona que se acerca a consolarlos.

Al centro del patio se encuentra el féretro café de Lorenzo Islas Cruz, una de las personas en la lista oficial de fallecidos. Trae puesta una camisa azul y una chamarra negra de cuero.

Sobre el féretro reposa una fotografía suya como recuerdo para los asistentes a su velorio.

Una camioneta llega con una corona de flores blancas, dos arreglos florales. Descienden de ella cerca de diez compañeros de la fábrica donde Lorenzo laboró durante 22 años.

Les dieron permiso para despedir a su gran compañero. En sus momentos libres, Lorenzo era albañil.

Todos los compañeros de Lorenzo le hicieron guardia en cada esquina de su féretro. Sus dos hijos, esposa y nietos lo sepultaron en el cementerio cercano a su domicilio

1 comentario:

Anónimo dijo...

El gobierno no debe de ser tan cruel en estar tardandoles en darles la indemnización😡ya denles lo que dijeron