viernes, 23 de septiembre de 2016

Se estabilizará y reducirá la deuda pública: José Antonio Meade

Se estabilizará y reducirá la deuda pública: José Antonio Meade


Teotihuacán en Línea. José Antonio Meade, secretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP), indicó que la volatilidad e incertidumbre que se vive a nivel mundial y su implicación en México, hizo que el Paquete Económico del 2017 se enfocara principalmente en estabilizar y reducir la deuda en la que ha incurrido el gobierno federal desde que inició el sexenio.
Durante su comparecencia en la Cámara de Diputados, el funcionario indicó que "Un incremento en la deuda mayor al planteado, puede llevar a la pérdida de la confianza, lo que tendría consecuencias abruptas y sustanciales en el costo de la deuda y reduciría aún más el gasto”.
Aseveró que ante la exigencia de la sociedad mexicana sobre la conducción económica del país, el gobierno se comprometió en primera instancia a estabilizar la deuda y a reducirla como porcentaje del PIB, pues en estos cuatro años se ha incrementado en más de diez puntos porcentuales, el incremento más alto del siglo XXI.
Meade indicó que el Paquete Económico del 2017 se presentó en un entorno económico sumamente adverso, en el que el balance de riesgos para el crecimiento global es negativo, y diversos factores externos que incidieron en presentar un Paquete más real.
"Tenemos enfrente un ajuste de la política monetaria en los países desarrollados, en tanto en los Estados Unidos, una elección en nuestro principal socio comercial con implicaciones inciertas y riesgo de mayor proteccionismo", apuntó.
Recordó que el mercado petrolero con los bajos precios que presentan a nivel mundial representan una presión en las finanzas públicas del país, y un mayor compromiso de los ingresos tributarios para cubrir el gasto público del país.
"Resentimos la volatilidad y la incertidumbre que vienen desde el ajuste estructural en China, hasta la salida del Reino Unido de la Unión Europea. La complejidad del entorno externo se refleja en variables domésticas como los ingresos petroleros o el tipo de cambio, y hace imperioso, primero, estabilizar y después reducir nuestro nivel de deuda pública".
Comentó que el ajuste fiscal permitió cerrar un periodo de política contracíclica, donde el gobierno presentaba un mayor gasto y que no era traducido a un mayor crecimiento económico.
"Hoy, ese ajuste fiscal ya no es sólo conveniente. Ya no es sólo al que nos habíamos comprometido, es el que se requiere para prepararnos frente a lo que tenemos por delante".
"En días recientes se han visto reflejadas en las presiones a nuestro tipo de cambio. Son tendencias que exigen acciones contundentes.
Hemos escuchado señales de alerta y haríamos muy mal en desoírlas; es muy claro para todos lo que está en juego”, finalizó