…información del Estado de México..información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...información del Estado de México...

viernes, 20 de abril de 2018

Óptica Ciudadana UN PELIGRO PARA MÉXICO (4)

Óptica  Ciudadana
 UN PELIGRO PARA MÉXICO (4)


Teotihuacán en Línea. Por José Luís Hernández Jiménez. In Memoriam: Maria de Jesús Jiménez Aguilar, a dos años de su partida
Cuando se creó la Secretaría de Desarrollo Social, SEDESOL, en 1992, organismo encargado de combatir la pobreza, en el país había 53 millones de pobres; Al cumplir, dicha dependencia del gobierno federal, 25 años de fundada, en 2017, en México hay 53.4 millones de pobres. Simple curiosidad.
En el lapso que cubren los gobiernos de los cinco Presidentes de la República, recientes  – CSG, EZPDL, VFQ, FCH y EPN - , mediante sus respectivos Programas para combatir la pobreza (PRONASOL, PROGRESA, OPORTUNIDADES, OPORTUNIDADES II Y PROSPERA), y los de sus pares estatales, municipales y delegacionales, se gastaron en conjunto, 900 mil millones de pesos. O, lo que es casi lo mismo, 50 mil millones de dólares (a 18 pesos por dólar).
Dicha cantidad es similar a la fortuna  de 13 multimillonarios mexicanos, excluyendo a los números  1o, 2o y 5o., es decir, 49, 500 millones de dólares. Otra simple curiosidad.
Y otra vez aparece a la vista el principal problema del país: la injusta, grosera y lacerante distribución de la riqueza.
O sea, el Estado mexicano, en los últimos 30 años, ha gastado en el combate a la pobreza, 50 mil millones de dólares. Cantidad similar a la fortuna de 13 de los multimillonarios del país. Sin embargo, la cantidad de pobres reconocidos oficialmente, casi es la misma de hace tres décadas. ¿Entonces? ¿Qué hacer? Los cinco candidotes a la Presidencia  de la República dicen que…¡harán lo mismo! 
La manera  en que se mide la pobreza, ha ido cambiando con el paso del tiempo. Actualmente se han fijado seis criterios, que tienen que ver con carencias o rezagos: 1. Educativo, 2. Salud, 3. Seguridad social, 4. Calidad de la vivienda, 5. Servicios básicos de la vivienda y 6. Acceso a la alimentación.
Con dichos criterios, a los mexicanos que tienen una de dichas carencias, se les denomina “vulnerables” o “pobres”, con minúsculas. Son 96 millones las personas en esta situación. A los compatriotas que tienen dos carencias, se les clasifica como “POBRES” (con mayúsculas). Son 53.4 millones. Y a los compas que tienen tres carencias o más, incluyendo la alimentaria, se les clasifica como “pobres extremos”.
Y a los otros, es decir, a quienes no tienen carencias, se les ubica como “No vulnerables o no pobres”. O sea, de la clase media media, para arriba. De estos ya son casi 28 millones. Y 96 millones son ”pobres”, “POBRES”, y “pobres extremos”.
 Con esos criterios, se ha medido la situacíón de la pobreza, tanto en el pasado reciente, como por entidad  federativa. Y…
También se ha hecho un esfuerzo para saber el tamaño de la pobreza de antaño (ver  “Evaluación de la pobreza en México, 1950 a 2004” que es un estudio del Dr. Miguel Szekely). Se sabía, pero ahora queda mas claro, que sí, con la tercera parte de la población actual, antes estábamos muy jodidos. 
Por ejemplo – ahora que está de moda, por las alusiones al respecto de ya saben quién  -  el período que don Antonio Ortiz Mena, Secretario de Hacienda de diciembre de 1958 a julio de 1970 (o sea, los sexenios de los Presidentes Adolfo López Mateos, sí el represor de los ferrocarrileros encabezados por Demetrio Vallejo; y de los campesinos lidereados por don Rubén Jaramillo; y de Gustavo Díaz Ordaz, sí, el represor del Movimiento estudiantil de 1968), bautizó como “Desarrollo Estabilizador”.
En esa etapa - cuando se empezó a abandonar el campo para acelerar la industrialización del país, dio preferencia a la inversión extranjera y, quizá por ello, la economía nacional creció en promedio un 6 por ciento anualmente, cuando el dólar costaba 12 de los viejos pesos con 50 centvos, por lo que el poder de compra del salario era aceptable - los pobres éramos un chingo y seremos mas. 
Sí, en dicho período, en 1958, con 34 y pico millones de habitantes en el país, el 73 por ciento de la población era pobre; y en  1970, con 50 millones de habitantes, .… ¡el 73 por ciento de la población seguía siendo pobre!
Tal vez por eso el Presidente Luis Echeverria – sí, el represor de los estudiantes, con ayuda de “Los Halcones”, un 10 de hace 47 años - corrió a don Ortriz Mena y nombró en su lugar a don Hugo B. Margáin y luego al licenciado José López Portillo, quien acabó siendo el sucesor de aquél en la Presidencia. Y… a pesar de la riqueza petrolera de entonces, las cosas empeoraron. La pobreza y la desigualdad, siguieron creciendo.
Hasta que arribaron al poder, en 1982, los gobernantes que se dicen modernos y que son conocidos como “neoliberales”, con el Presidente Miguel de la Madrid a la cabeza. Fue su pupilo mas destacado, y a la sazón, su sucesor en el cargo, Carlos Salinas de Gortari, quien, fusilándose alguna propuesta de la izquierda de entonces,  tuvo una ideota:  aplicar una política social, especial, para combatir la pobreza y la desigualdad en el país. Creó la Secretaria de Desarrollo Social y el Programa Nacional de Solidaridad.
Era una buena idea el Pronasol. Hasta su sucesor, el Dr. Ernesto Zedillo, le dio continuidad, con su Progresa. Ambos Programas fueron premiados en foros internacionales, pero… la pobreza y la desigualdad, siguieron crece y crece. Es mas, en 1995, esos fenómenos se desbordaron, quizá debido al llamado “error de diciembre”.
Y sí, hay que reconocerlo, la pobreza disminuye, pero a cuentagotas; En cambio la desigualdad no cede. Al contrario. La distribución de la riqueza  que se crea en el país, es cada vez más injusta. Es el principal problema de la nación. Y ahí seguimos.
El panorama en los Estados (y Municipios y Delegaciones), independientemente de qué Partido gobierne, sigue la misma secuencia nacional. Por ejemplo:
Las cinco entidades en donde “disminuyó” la pobreza del 2014 al 2017, fueron: Sinaloa, de 39 a 30 por ciento;  Baja California Sur, de 30 a 27 por ciento; Durango, de 43 a 36 por ciento; Quintana Roo, de 36 a 29 por ciento; Aguascalientes, de 34 a 28 por ciento; y Baja California, de 28 a 27 por ciento. Casi nada.
Pero las cinco Estados en donde la pobreza aumentó en el mismo período, fueron: Veracrúz, de 58 a 62 por ciento; Oaxaca, de 66 a 70 por ciento; Tabasco, de 49 a 51 por ciento; Chiapas, de 76 a 77 por ciento; y Campeche,de 43.6 a 43.8 por ciento.
Peor aún, véase la situación a fines de 2016, de las entidades consideradas “ricas”: En la CDMX, hay 2 millones, 435 mil personas (casi la tercera parte de su población), pobres; y 160 mil en la extrema pobreza; En Jalisco, 2 millones 561 mil personas, mas de la tercera parte  de su población, son pobres. Y 145 mil están en la pobreza extrema. En Puebla, 3 millones 729 mil personas, ¡el 60 por ciento de su población!, son pobres. De ellos, 562 mil son “pobres extremos”. En el Estado de México, existen 8 millones, 230 mil personas, casi la mitad de su población, pobres. De ellos, un millón son “pobres extremos”. El que “algo” se salva es Nuevo León, con 738 mil pobres, el 15 por ciento de su población. De los, 35 mil están en la extrema pobreza.
De ahí explican – y todos los partidos la justifican, y los candidatos a la Presidencia prometen seguir el mismo camino – todos los gobiernos, su política social. Y le llaman desarrollo  social. El problema, es que más que desarrollo social, lo que hacen es asistencia social. O ¿cómo explican que a pesar del dineral gastado desde siempre, la cantidad de  pobres en México, sigue aumentando?
Y la desigualdad es cada vez más lacerante. El país crea riqueza - vía el desarrollo estabilizador, la riqueza petrolera, el TLC, …, - pero se distribuye muy injustamente. He ahí, el verdadero peligro para México y….(seguiré)       

Notitas: Una.-  Que todas las acusaciones que hicieron las candidatas (os) a Jefe de Gobierno de la CDMX, en su debate de este miércoles 18 de abril, son ciertas: la Ciudad de México es un desastre. Quizá les faltó precisar que ya ocupa el 1er lugar en el país en corrupción y en percepción de inseguridad. Dos.- Que del mismo debate se desprende que ninguna de las aspirantas que tiene más posibilidades de ganar la contienda, tiene la capacidad para sacarnos del caos en que vivimos los capitalinos. Ya que.  Tres.- Que la declaración de mi cuate Carlos Slim, del lunes 15 de abril, sobre el riesgo de suspender las obras del Nuevo Aeropuerto Internacional de la CDMX, fue una especie de manotazo en la mesa, dirigida al candidato a la Presidencia del P. MoReNa. Algo así como un ¡ya basta de ocurrencias! Así AMLO, perdió a otro de sus apoyadores. Cuatro.- Que sigo exigiendo, como lo hacíamos desde la izquierda  de los años 70´s y 80´s,  que el Aeropuerto internacional “Benito Juárez”,  salga desde ya, de la metropoli capitalina, pues es un foco de contaminación ambiental, ha dejado casi sordos a un millón de vecinos de la zona y es un riesgo permanente a que ocurra un accidente. Todos los aeropuertos de su nivel están fuera de las ciudades y…Cinco.- Que hay que estar atentos a los debates entre candidatos, para reflexionar sobre lo que digan y ... Seis.- Que por mera congruencia, en su encuentro con pueblos indios del norte del país, en lugar de prometer un “Plan Integral Indígena”, don Peje debió ofrecer respetar los Acuerdos de San Adres. Si será. Siete.- Que ahora que se conmemoran los 20 años del fallecimientos de Octavio Paz, se sugiere releer su clásico, “El laberinto de la soledad”. Ocho.- Que hay que hacer ejercicio diario; digo, así como comemos diario y dormimos diario pues….     

No hay comentarios: