-t






LA INFORMACIÓN DEL ESTADO DE MÉXICO EN MANOS EXPERTAS





--






ESTO NO HA ACABADO. Si usamos cubrebocas en la calle, mantenemos una sana distancia y nos lavamos las manos, podemos vencer por completo.

En la calle, en el transporte público, en las tiendas, por ti, por tu familia, usa cubrebocas


lunes, 9 de mayo de 2022

¿Cómo prevenir el dolor de pezones en la lactancia materna?


¿Cómo prevenir el dolor de pezones en la lactancia materna?

Edomex en Línea/Teotihuacán en Línea. El dolor en los pezones durante el amamantamiento del bebé se presenta con mucha frecuencia. Estas molestias generalmente surgen en la etapa inicial, cuando la madre está en un momento de enorme vulnerabilidad. Es difícil mantener la lactancia si el dolor perdura, sobre todo, a costa del sufrimiento, y muchas madres la abandonan a veces presionadas por el entorno o ante la falta del acompañamiento de un profesional experto. La información o formación durante la gestación es la mejor manera de prevenir el problema y la consulta rápida con la matrona cuando aparecen los primeros dolores la forma de proceder adecuada para identificar la causa y llegar a una solución que permita seguir adelante con la crianza natural del recién nacido.

Las especialistas consultadas plantean dos ideas iniciales que no se pueden perder de vista cuando se aborda el dolor durante el amamantamiento. “Las mamás deben saber que, una vez instaurada, no existen razones para que la lactancia materna duela. Si bien es cierto que los primeros días es frecuente tener mucha sensibilidad en los pezones e incluso que llegue a ser molesto, fundamentalmente en los primeros instantes tras el agarre del bebé, también es verdad que esta sensibilidad exacerbada se pasa y finalmente se llega a un proceso donde no existe el dolor e incluso se convierte en una experiencia placentera para la diada formada por la madre y el hijo”.

El segundo planteamiento a tener muy en cuenta corre a cargo del equipo de matronas del Hospital Ribera Povisa de Vigo (integrado por Irene Garay Martínez y Amada Méndez Chapela): “La gran mayoría de los problemas suelen resolverse fácilmente una vez encontrado el origen. A veces de forma inmediata tras intervenir un profesional. En otras ocasiones, necesitan más tiempo, mejorando de forma paulatina”.

“Cada niño y cada mamá son diferentes y, por tanto, son muchas las variables y escenarios que se pueden presentar en cada diada, así que el origen del dolor de pezones y mamas es multifactorial; incluso con la misma mujer se puede dar el caso de que con un hijo no duelan y con otro sí. No obstante, la causa más común es la posición y el agarre utilizado en la técnica de la lactancia. A veces el motivo se encuentra en la propia mama debido a la existencia de grietas, heridas, infecciones, irritación dérmica por la ropa, jabones, eccemas, vasoespasmo o el fenómeno de Raynaud.

Otras causas pueden encontrarse en los horarios restrictivos o el uso del chupete y, por supuesto, estar en el propio lactante a raíz de algunas alteraciones anatómicas y/o funcionales, como anquiloglosia, tortícolis, niño con paladar alto o hendido, frenillo… Estas restricciones anatómicas provocan una alteración en el agarre y, por tanto, que la técnica no sea efectiva y se produzca dolor. “Como se puede observar, el origen del dolor en los pezones es multifactorial, lo que en ocasiones genera un círculo vicioso en el que un mal agarre que causa una grieta hace que se produzca dolor, la posición es cada vez peor, se restringen tomas, se altera la producción, aparece la ingurgitación, el bebé agarra peor y se empeora el problema”, explican

 

No hay comentarios: