-











--






Si usamos cubrebocas, mantenemos una sana distancia y nos lavamos las manos, podemos cortar en mucho la cadena de transmisión.

En la calle por ti, por tu familia, usa cubrebocas


jueves, 1 de julio de 2021

Internas son golpeadas y amenazadas de muerte por denunciar corrupción en penal


Internas son golpeadas y amenazadas de muerte por denunciar corrupción en penal

Edomex en Línea/Teotihuacán en Línea. Chalco. Internas del penal “Santiaguito” fueron golpeadas, robadas, vejadas y amenazadas de muerte por el director del Centro de Prevención y Readaptación Social de Almoloya de Juárez “Santiaguito”, Julio César Partida Figala, para posteriormente trasladarlas al penal de Chalco, sin orden de juez o de la autoridad competente, en venganza de que ellas denunciaron, expusieron y rompieron una cadena de tráfico, extorsión y corrupción en la que participaba directamente el funcionario de la Secretaría de Seguridad del Estado de México y varios de sus allegados.

Jennifer Jiménez Osorio y Rosa Laura Santana Medina, ambas actualmente privadas de su libertad en el penal de Chalco, expusieron públicamente hace poco más de un mes que el director de la cárcel de Santiaguito, Julio César Partida Figala, protegía a una red de extorsionadoras encabezada por la interna Cristina Tatiana Porras Rosas, quien exigía dinero a cambio de no golpear, lesionar o matar a otras internas.

A raíz de esa denuncia, personal de la Visitaduría General de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México ingresó al penal de “Santiaguito”, y después de interrogar a decenas de las presas afectadas por los actos de extorsión, hizo recomendaciones a la Dirección de Prevención y Readaptación Social de la Secretaría de Seguridad del Estado de México, lo que derivó en el traslado a otras cárceles de la interna Cristina Tatiana Porras Rosas y de otras presas que fungían como “subalternas” para golpear e incluso lesionar con armas blancas a quienes extorsionaban.

Tras el hecho, internas que solicitaron el anonimato indicaron que la noche del pasado 9 de junio, el mismo Julio César Partida Figala, apoyado por su Jefe de Seguridad y Custodia, identificado como “El Comandante Felipe Kero”, y otros custodios, ingresó al área de mujeres y sacó de sus celdas a las denunciantes Jennifer Jiménez Osorio y Rosa Laura Santana Medina. Ordenó un cateo y localizaron dentro de las pertenencias de las internas un par de teléfonos celulares, más de 7 mil pesos en efectivo y otros artículos como un aparato de radio.

Con el argumento de que esos objetos estaban prohibidos al interior del penal de “Santiaguito”, las desnudó y llevó al patio de la prisión, donde las estuvieron golpeando en la cabeza, costillas y piernas, para no dejar marcas, supuestamente para que “confesaran” qué otros artículos prohibidos tenían en la prisión.

“Personalmente Julio César Partida Figala me dio de bofetadas, me pegó muchas veces en la cabeza, en la nuca, para no dejar huellas, y me dijo: te lo advertí hija de la chingada, que me las ibas a pagar”, denunció la presa Rosa Laura Santana Medina, entrevistada ahora en el penal de Chalco, donde fue trasladada esa misma noche sin que le fuera presentada la orden respectiva.

Desde el 10 de junio, las internas se encuentran aisladas, incomunicadas, no les han permitido entrevistarse con sus abogados defensores o contactar a sus familiares o a autoridad alguna para presentar denuncia por los abusos.

Las agredidas hicieron un nuevo llamado al presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México, Jorge Olvera García; al Gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo Maza, y a las autoridades competentes del Poder Judicial, a investigar a fondo las acciones del director general del penal de “Santiaguito” por los presuntos delitos de abuso de autoridad, violencia física y psicológica en contra de mujeres, diversas violaciones a sus derechos humanos, robo y lo que se acumule.

“Si no interviene el gobernador, el presidente de Derechos Humanos, y detienen la actuación de Julio César Partida Figala, pronto alguien va a morir, quizá nosotras, porque nos la tiene advertida y tarde o temprano va a cumplir sus amenazas. Está muy enojado porque le tiramos un negocio en el que él recibía más de 5 mil pesos a la semana, y por eso tanta ira en nuestra contra. Si no interviene la autoridad nos van a matar. Eso es seguro”, concluyeron las afectadas

No hay comentarios: